Cruz Roja informa Día Mundial del Agua:

BUENAS PRÁCTICAS EN SU USO FAVORECEN BIENESTAR DE LAS COMUNIDADES EN SITUACIÓN VULNERABLE

Cruz Roja entregó un completo informe de esta situación en Latinoamérica.
Los invitamos a conocer en detalle los avances que Cruz Roja impulsa en América Latina en materia del uso sustentable del agua y sus beneficios para el desarrollo de las comunidades.

  • Publicado el 22 de Marzo de 2016

Nuevas prácticas para el Día Mundial del Agua

Depósitos de agua, una práctica contra la sequía en la región

A nivel mundial, más de 60 millones de personas se han visto afectadas por sequías relacionadas al fenómeno de El Niño, con impactos directos a la producción agrícola y seguridad alimentaria. En la región de América Latina y el Caribe, hay casos como el del Corredor Seco de Centroamérica, donde los países se han visto obligados a declarar estados de emergencia nacional, con respuestas enfocadas en la distribución de agua y la rehabilitación de sistemas de suministro.

A falta de servicios de sanidad y manejo de agua efectivos, en toda la zona surge una práctica recurrente: el uso de depósitos caseros de recolección y contención para suministrar agua para actividades básicas como lavar, cocinar o tomar agua, sobretodo en áreas rurales.

Sin embargo, si estos depósitos no están bien tapados, pueden ser un escenario perfecto para la aparición criaderos de mosquitos dentro de las comunidades, algo crítico frente al brote del virus Zika que se ha extendido en los últimos meses por América, y que afecta ya a 33 países y territorios de la región.

“Límpialo, cúbrelo y continúa haciéndolo” es el mensaje principal que desde la Federación Internacional de la Cruz Roja y Media Luna Roja se busca reforzar, con acciones enfocadas a educar, informar, sensibilizar y colaborar en labores de limpieza, fumigación y control químico de la población de mosquitos. El objetivo es involucrar a la ciudadanía y a las comunidades para que lideren la lucha contra la propagación del mosquito.

La campaña hace énfasis en la eliminación de posibles criaderos para las larvas del insecto, al vaciar y limpiar objetos donde pueda estancarse el agua, tapar los depósitos hídricos, retirar habitualmente la basura y promover que estos comportamientos se conviertan en hábitos permanentes.

Prevención, la nueva práctica diaria

Cruz Roja Hondureña ha movilizado a más de 800 personas voluntarias en la respuesta de la Sociedad Nacional frente al Zika, en ciudades como Villanueva y San Manuel en el Departamento de Cortés.           

Campañas de fumigación y eliminación de posibles criaderos del mosquito, aplicación de larvicidas en depósitos de agua en más de 4.750 hogares, talleres formativos, charlas y campañas de sensibilización para las comunidades forman parte de la atención que la Sociedad Nacional busca dar de forma directa a más de 30.000 habitantes del departamento.

En Nova Friburgo, sudeste de Brasil, dentro del estado de Rio de Janeiro, voluntarios de la Cruz Roja Brasileña le indican a Aparecida Emerick, dueña de una tienda de alimentación, cómo cubrir correctamente un barril de agua que mantenía en su azotea tapado con plástico, anteriormente lleno de larvas de mosquito.

Ellos forman parte de los más de 1.000 voluntarios que se han movilizado en todo el país para dar respuesta a nuevos brotes de Zika, Dengue o Chikungunya en el futuro, con el objetivo de mejorar la resiliencia de la población para contribuir a que esté más preparada.

Varios kilómetros de distancia al nordeste, en el barrio de Jacarecica, estado de Alagoas, Irmeide Custodio, con 17 años y embarazada de seis meses, escucha las medidas de un voluntario para contribuir a reducir el riesgo de que los mosquitos crezcan en su casa, construida con maderas y latón.

“Sé que hay que usar repelente, que hay que vestir ropa de abrigo, que no debe haber agua estancada… Y otras cosas”. Cuenta con un bote de repelente para mosquitos, que se unta en pequeñas dosis en brazos y piernas, sin embargo, la casa donde vive está repleta de posibles criaderos: un cubo lleno de agua mal tapado, unas botellas colocadas en un rincón y un balde con algo de agua olvidada en la parte trasera de la casa.

En el Sector de Cristo Rey en Santo Domingo, República Dominicana, Ricardo Guzmán y su madre Belkis, ambos voluntarios para Cruz Roja Dominicana, han convertido los hábitos para prevenir el mosquito Aedes Aegypti que contagia el Zika en parte de su día a día y lo trasladan a su comunidad en las conversaciones con sus vecinos.

Los lunes, los miércoles y los viernes traen el agua a su comunidad. Antes de rellenar los bidones, Ricardo limpia a fondo cada tanque y cubeta. En ninguno falta el abate, el larvicida para acabar con las larvas de mosquito o gusarapos y que cambia cada tres semanas.

Son sencillas pero constantes medidas como estas, incluso en medio de la sequía, las que nos ayudarán a evitar la propagación de mosquito.


0 comentarios

No hay comentarios publicados.

Agrega tu comentario

Su comentario ha sido publicado

  • 3 + 4 =