Cruz Roja informa

Abraham, nuevo voluntario de la Cruz Roja Chilena

Por Ignacio Martín en Hualañe – Región del Maule

  • Publicado el 24 de Marzo de 2010

Abraham Muñoz Venegas tiene 22 años, es uno de los cientos de estudiantes universitarios que se han acercado a la Cruz Roja Chilena para ofrecerse como voluntarios, tras el terremoto que azotó Chile el pasado 27 de febrero.

Hoy se encuentra en Hualañé, donde funciona la Unidad de Respuesta ante Emergencias (ERU), especializada en Salud, instalada por la Federación Internacional de la Cruz Roja en esta comunidad de la región del Maule.

Abraham vive en Curicó y estudia en la Universidad de Talca, vivió de cerca el terremoto y se vio completamente sensibilizado por los acontecimientos e imágenes posteriores al 27 de febrero. “Yo soy curicano… me uní a la Cruz Roja porque estudio kinesiología y estoy relacionado con la salud. Cuando vi la tragedia nos organizamos con los chicos de la universidad y al tiro nos pusimos a ayudar… nos dimos cuenta que no le había pasado nada a nuestras casas, así que nos comprometimos y donde primero fuimos fue a la Cruz Roja”,nos cuenta.

“En la Cruz Roja tienen las puertas abiertas a todos, siempre existe predisposición para reclutar a la mayor cantidad de voluntarios”, relata. “Nosotros les explicamos lo que estudiamos, de dónde éramos y creo que fuimos un aporte para ellos… nos tomaron en cuenta rápido”.

En la filial de Curicó no dudaron en tomar registro de Abraham y sus amigos y contar con su ayuda. “En la Cruz Roja nos enviaron al pueblo de Sagrada Familia, cercano a Curicó. Allí trabajamos en urgencias, ayudamos a los paramédicos y después nos enviaron a llevar alimento a las casas”, relata con un notable entusiasmo. “Ahora nos han enviado a Hualañé, eso nos motiva más… ya queremos ser parte del equipo de socorro de la Cruz Roja… para después, para siempre”.

Ubicado en Hualañé, en seguida comprendió la función e importancia del equipo allí instalado y se puso a disposición de los expertos de la Cruz Roja Española que están llevando adelante las actividades en la ERU de Salud: “Nos enviaron aquí, a Hualañé, a trabajar en la unidad de salud con los españoles. Son un soporte para la atención primaria en la zona, están atendiendo los casos de emergencia, están descongestionando el servicio de salud que funciona aquí en la localidad… así que el apoyo que están prestando es buenísimo para la gente… están bien organizados, tienen varias disciplinas, son buenos profesionales”.

Actualmente Abraham está ayudando a la doctora Camila con los casos de urgencia que llegan a la unidad de cuidados básicos de salud. Generalmente se dan casos de pacientes con estrés, hipertensión e hiperglucemia. “Los pacientes se muestran un poquito tímidos al principio, como los médicos son españoles… finalmente comprenden que los médicos son super humanitarios y no representan una barrera para ellos.”

Con sólo un par de semanas como voluntario, ha vivido lo que significa ser parte de Cruz Roja y poder ayudar a otros cuando se encuentran en necesidad. “Ha sido muy buena la experiencia, nunca habíamos hecho algo así. Siempre teníamos la motivación para hacerlo, pero nunca se había dado la oportunidad, ahora que tuvimos el tiempo y se dieron las circunstancias, no dudamos en hacerlo, en hacer un aporte”.

Actualmente la Cruz Roja Chilena cuenta con unas 30 mil solicitudes de personas que quieren formar parte del cuerpo de voluntarios de esta organización, cientos se encuentran trabajando ya en las tareas de asistir a los afectados por el terremoto y el tsunami de hace poco menos de dos semanas.


0 comentarios

No hay comentarios publicados.

Agrega tu comentario

Su comentario ha sido publicado

  • 3 + 9 =