¿Por qué es importante donar sangre?

La sangre segura salva vidas. La sangre se utiliza frecuentemente  para tratar a mujeres con complicaciones del embarazo, a víctimas de accidentes y a pacientes sometidos a cirugía o que padecen cáncer.

Existe una necesidad constante de contar con un suministro regular de sangre debido a que ésta puede almacenarse sólo por un tiempo limitado antes de ser utilizada. La donación regular de sangre por parte de un número suficiente de personas sanas es necesaria para garantizar su disponibilidad en cualquier momento y lugar que se requiera.

¿Cómo es el proceso previo a donar sangre?

Antes de donar sangre deberá contestar algunas preguntas sobre su historia médica, incluidos los medicamentos que esté tomando, y sobre su estado de salud y sus hábitos actuales. Estas preguntas tienen como único objeto salvaguardar su propia salud y la de la persona que reciba su sangre. Le informarán si está en condiciones de donar sangre y, en caso negativo, si puede ser donante en el futuro. Cualquier información personal que le soliciten será tratada de manera confidencial y no podrá ser utilizada para ningún otro  fin.

Después de contestar las preguntas se le hará un breve examen médico que puede consistir en tomarle el pulso y la prensión arterial, y en comprobar que su peso supera el mínimo exigido. Se le extraerá una gota de sangre de la punta del dedo para confirmar que la donación de sangre no le provocará anemia.

¿Qué sucede durante el proceso de donación?

Tiene que ponerse en una posición lo más cómoda posible: habitualmente en una silla especial o tendido en una cama. En primer lugar se le limpiará la región del pliegue en la parte interna de un brazo con una solución antiséptica y luego un profesional sanitario con experiencia insertará una aguja estéril en una vena, conectada a una bolsa para recoger la sangre. En general, la donación de sangre lleva sólo unos 10 minutos.

Tras descansar entre 10 y 15 minutos y tomar una colación, estará en condiciones de retomar sus actividades habituales, aunque deberá evitar los esfuerzos intensos durante el resto del día. Asimismo, deberá beber abundante líquido durante las siguientes 24 horas.

¿Qué cantidad de sangre se le extraerá?

El volumen de sangre extraído es de 450 mililitros, es decir, menos de un 10% del volumen sanguíneo total  (el adulto promedio tiene 4,5-5 litros de sangre). En algunos países. Su organismo reemplazará el líquido perdido en las siguientes 36 horas.

¿Es un procedimiento seguro?

Si, la aguja y la bolsa utilizadas en la extracción vienen en un envase estéril que no se puede volver a utilizar, con lo que se busca que el proceso sea lo más seguro posible.

¿Es doloroso? ¿Me puedo sentir mal?

Todo lo que debe sentir es una presión, pero no dolor.

La donación de sangre es un procedimiento muy seguro y es muy raro que cause molestias o problemas durante o después si se han tomado las precauciones necesarias (estar bien hidratado, haber consumido alimentos y no encontrarse trasnochado).

¿Quién puede donar sangre y con qué frecuencia?

Los criterios para la selección de donantes pueden variar, pero la mayoría de las personas sanas y sin infecciones transmisibles a través de la sangre pueden donar.

La edad apropiada para la donación de sangre varía, pero habitualmente se sitúa entre los 18 y los 65 años..

Generalmente los hombres pueden donar 4 veces al año y las mujeres 3.

¿Qué personas no deben donar sangre?

Usted no debe donar sangre si hay riesgo para su propia salud. La primera preocupación del Banco de sangre es asegurarse de que la donación de sangre no perjudique al donante. Tampoco debe donar sangre si ésta pudiera dañar a la persona que la reciba. La sangre puede transmitir infecciones potencialmente mortales para los pacientes que la reciben.

Usted no debe donar sangre si:

• No se siente bien.

• Está anémico.

• Está embarazada o estuvo embarazada en el último año, o está amamantando.

• Presenta algún trastorno, como enfermedades cardíacas, prensión arterial alta o baja, diabetes, epilepsia.

• Está recibiendo ciertos medicamentos, como antibióticos, antidepresivos.

• Padece o pudiera haber contraído recientemente una enfermedad de transmisión sexual, como VIH o sífilis, que puede contagiarse al paciente que reciba su sangre.

• Sus hábitos lo ponen en riesgo de contraer una infección transmisible a través de la sangre: por ejemplo, tiene más de una pareja sexual.

• Alguna vez se ha inyectado drogas.

• Recientemente se ha hecho un tatuaje o piercing, generalmente exigen dejar pasar 1 año para realizar una donación.